El senador


Buenos Aires, 23 de diciembre de 2013, cuatro de la tarde, despacho del senador por el partido de La República, vísperas de noche buena,
se escuchan bombos y cánticos anarquistas, algunos estruendos frutos de la pirotecnia de los manifestantes.
Comienzan a sonar telefonos y móviles, la tarde soleada y calurosa se torna gris y peligrosa.
Alguien toca la puerta delicadamente, como para ser un manifestante enardecido, se escucha
-doctor, doctor!
Su secretaria se abotona la blusa, se pone de pie y va a abrir la puerta,
son dos individuos de traje visiblemente de excelente calidad.
El senador se vuelve a poner el pantalon, abotona su camisa y realinea su corbata.
Los individuos sin mediar palabra se dirigen hacia el escritorio del senador.
-Doctor, sentimos molestarlo en esta fecha tan particular, pero no queda tiempo.
El senador les indica con su mano que pueden sentarse
-Mis votantes jamás molestan,mi puerta esta abierta para cada ciudadano, porque me pusieron acá con su voto, para trabajar por ellos y brindarles una mejor calidad de vida defendiendolos del atropello de inescrupulosos que sabotean el futuro de la república. Asi que caballeros estoy aquí para ayudarles, sin importar contra quién debamos ir, por favor les ofrezco un café y una charla constructiva si asi lo desean y están cómodos.
-Si, doctor, exactamente por eso lo elegimos a usted, porque sabemos que podemos tener una conversación “constructiva” .
Se miraron y sonrieron los individuos.
Tras los cafés que amablemente trajo la aun despeinada secretaría, los individuos comenzaron a plantear el proyecto para la construccion de un grupo de edificios ecologicos destinados a albergar un gran numero de pobladores y que a la vez se auto abastecieran de energias necesarias para reducir el efecto en la zona de construcción.
Tras el planteo general el senador estaba totalmente predispuesto para fomentar el nuevo desarrollo urbano para la ciudad.
Los individuos se miraron y se dijeron
-Llego el momento!
Ambos subieron sus maletas metálicas esposadas a sus muñecas, les ingresaron los códigos, las giraron hacia el senador y le dijeron
-Tenga aquí su contribución por fomentar el proyecto, doctor.
El doctor ante dos maletas colmadas de yenes se babeo y su cara se transformó.
El senador apoyo sus manos sobre el escritorio y sonriendo se puso de pie y tomó cada una de sus manos para saludar o agradecer a estos dos individuos.
-Señores, ha sido un gusto para mí escuchar su plan de desarrollo y hoy …(continuará)

Anuncios

~ por Luciano en enero 19, PM.

opina algo! che! (";")

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: